Información Médica

Antigripales Naturales

Antigripales Naturales

Existen muchas maneras de evitar enfermarte durante la temporada de gripe: vacunarte, lavarte las manos con frecuencia, usar máscaras faciales y evitar el contacto con personas enfermas. Pero, en el caso de que te llegaras a enfermar, hay cosas que puedes hacer para reducir la severidad y la duración de tus síntomas.

Oscillococcinum
El oscillicoccinum es un remedio homeopático, conocido por reducir la gravedad y la duración de los síntomas de la gripe. El oscillococcinum, u "oscillo", viene en fórmulas tanto para adultos como para niños. Toma oscillo cuando se presenten los primeros síntomas, y repite la dosis varias veces al día, según las instrucciones del empaque.

Irrigación Nasal
El enjuague los senos nasales desbarata la congestión nasal, y elimina las partículas de virus y bacterias de las vías nasales. Mezcla 1/4 de cucharadita de sal, 1/4 de cucharadita de bicarbonato de sodio y ocho onzas de agua tibia en un "Neti Pot". Inclínate sobre el lavamanos o un recipiente, inclina tu cabeza hacia un lado y vierte la mitad de la mezcla salina en uno de los orificios nasales. Permite que el agua drene, y repite con el otro orificio nasal. Irriga los senos nasales a lo largo del día, según sea necesario.

Come Saludablemente
Hay varios alimentos que pueden ayudarte a combatir las infecciones, aliviar los síntomas y reducir la duración de tu enfermedad. Las bananas o platanos alivian los problemas estomacales, los pimientos contienen vitamina C –la cual refuerza el sistema inmunológico–, y los arándanos tienen un alto contenido de aspirina natural y puede ser que te bajen la fiebre. Tanto la mostaza como los rábanos picantes disuelven el moco, la cebolla ayuda a despejar la bronquitis, y el té negro al igual que el verde tienen efectos antibióticos y antidiarreicos naturales.

Evita Tratar los Síntomas
En algunos casos, el mejor tratamiento es la ausencia de tratamiento. Los virus no pueden sobrevivir por encima de la temperatura corporal; por lo tanto, una fiebre es de hecho beneficiosa. La tos ayuda a eliminar el moco y los gérmenes de tus pulmones. Si puedes soportar fiebre y tos durante unos días, puede ser que reduzcas, en conjunto, la severidad y la duración de tus síntomas.

Si tienes síntomas graves, o si empeora tu condición, llama a tu médico.

Compartir
Your rating: Ninguno
  Votar

© 2012 TieneSalud.com. All rights reserved.